Falsa lejanía

Falsa lejanía.

En la cuna inevitable del tiempo,

allí donde crujen tersos labios,

allí tuercen los dolores, las desdichas,

pero me consigo, como niño, abrazado a ti.

A, ti, al recuerdo de ti, a lo que en mi memoria

pasa rozando sin temblor,

como una roca silente con rostro y piel,

a eso que llaman ausencia y yo, terco,

decidí llamarlo, falsa lejanía.

A tu cuerpo terso, frugal, inmóvil, esperando

la furia,

como la presa en su estertor reconoce

el pálido miedo de quien la somete,

como voces que buscan a sus bocas,

como palabras que buscan a sus lenguas.

Estas allí, vos, o el recuerdo de vos,

o la falsa lejanía,

que como gota al final de la tormenta,

cae de nuevo a la flor,

al beso tímido, con frío.

Estas allí, vos, con el recuerdo de vos.

Falsa lejanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s