Conato de Tormenta

 

 

 

CONATO DE TORMENTA

Redunda el silencio en post de tu partida,

esa suave ausencia. Roza la mano sobre otra mano.

Aquella sensación embravecida,

entre cielo y ciudad, entre mirada y deseo,

entre mar y mar hay distancias de húmeda cimera.

Una multitud, indefinidos adioses.

 

Caricia tímida que juega a ser descubierta,

entre tanto aroma, en la fragua errante, aquel momento,

la vista se desvía al beso.

 

Ya no es de segundos el tiempo manifiesto,

ni reloj ni ciudad,

ni sombra a la espera del destello,

juegan dedos, se entrelazan,

hay durezas que se quiebran al mirarlas.

Es de aquello oceánico en tus ojos,

colmena del deseo,

Áurea espiral, carne resurrecta;

bajo la mesa se cuelan genitales caricias,

y de una boca cae como manzana,

un beso inesperado, trepidante… conato de tormenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s